Comprar un sofá cama: ¿realmente vale la pena?

Sharing is caring!

Justo acaban de pasar las vacaciones de verano y una de las cosas que se suele hacer como familia es ir a visitar a los familiares y viceversa.

Generalmente cuando llegamos de visita a una casa, nuestros anfitriones tienden a ofrecernos lo mejor, ya sea que nos ofrezcan el cuarto de los niños o posiblemente cuenten con un cuarto para visitas, situación que ya no es muy común hoy en día.

Cuando sucede esto, pensamos que posiblemente nos vendría muy bien el contar con un sofá cama que ayude con la tarea de acomodar a las visitas.

Analizando un poco más a fondo esto ¿realmente vale la pena comprar un sofá cama?

Bueno, si eres una persona práctica puedes hacer números y valorarlo desde esa perspectiva.

Por ejemplo: Puedes comparar cuántas noches en un hotel necesitas para justificar la compra de un sofá cama. ¿Realmente saldría mejor pagar el alojamiento de nuestros huéspedes en vez de comprar un pedazo de mobiliario?

Continuando con este razonamiento, digamos que el precio promedio de un sofá cama es de $10,500 y la estancia promedio por noche en un hotel/motel es de $1,500. Eso significa que la compra de este sofá cama estaría justificada si nuestros huéspedes tienen una estancia de por lo menos7 noches.

Si lo vemos de esta forma y considerando que es posible que se tenga visitas con cierta regularidad, definitivamente pensar en comprar un sofá cama puede ayudarte mucho para ofrecerles comodidad.

Por supuesto, hay otras formas de que esta pieza agregue valor.

Por ejemplo, si has comprado un sofá cama como los que ofrece Sofa Match, seguramente se verá fabuloso donde lo coloques.

Este mueble puede actuar como un sofá para trabajar desde casa y proporcionar refugio cuando uno de nosotros está enfermo y necesite dormir solo.

También puede proporcionar una opción para dormir en la planta baja si te es complicado subir escaleras o no alcances a llegar a tu habitación.

Otro aspecto que llega a cubrir perfectamente el contar con un sofá cama es cuando los niños llegan a invitar a la casa a alguno de sus amiguitos, por lo que existe espacio no solo en su habitación, sino también fuera de ella.

O para esas noches cuando se invita a los amigos a pasar una velada en casa y, después de beber vino se tiene la opción de no exponerse y mejor se quedan a dormir en casa.

O que tal cuando en casa tenemos una sesión de cine con todo y palomitas, no será complicado acurrucarse en tu sofá cama y quedarse dormido viendo la película.

En fin, bajo cualquiera de las circunstancias anteriores, el tener que salir a un hotel significa permanecer sobrio y alerta lo que agrega estrés de transporte al final de una noche encantadora.

Por otro lado, la diversión y el gusto por tener a tu familia o amigos en casa no es lo mismo si ellos llegasen a un hotel ¿cierto?

Revisando todo lo anterior, definitivamente bien puedo justificar la compra de un sofá cama ya que en casa nos gusta invitar a nuestros familiares y amigos.

Esto mismo han pensado nuestros familiares ya que ahora que hemos llegado a sus hogares, todos alcanzamos un espacio para descansar sin tener que recurrir al piso.