Volando uno de los mejores inventos del aire: un helicóptero

Se dice que la inspiración vino de la libélula y como tal, es la forma como un helicóptero busca surcar los cielos. Cuando uno analiza la forma en cómo lo hace, podemos afirmar que este fue un gran invento.

Al igual que yo, posiblemente eres un amante de estos peculiares instrumentos para volar y estas buscando comprar uno de ellos.

Por lo que ante la venta de helicópteros te sugiero asesorate adecuadamente para adquirir el que mejor te vaya e independientemente de que lo vayas a volar tu o no, vale la pena tomar tus clases de vuelo, la sensación de volar un helicóptero es indescriptible.

Esto viene por la capacidad que tienen los helicópteros para moverse lateralmente en cualquier dirección o girar 360 grados y es justamente por lo que los hace emocionantes para volar. Un piloto, sin embargo, requiere gran habilidad y destreza para volar estas máquinas.

Para controlar un helicóptero, el piloto agarra el cíclico en una mano, el colectivo en la otra. Al mismo tiempo, sus pies deben operar los pedales que controlan el rotor de cola, lo que permite al helicóptero girar en cualquier dirección en su eje horizontal. Por lo que toma ambas manos y ambos pies para volar un helicóptero… increíble ¿cierto?

Bell UH-1Y, XE 760 VX-9 “Vampires” 166755 flies in formation with an AH-1Z Venom over California

Debes saber que el colectivo por lo general se parece a un freno de mano cuyo agarre funciona como el acelerador.

La torsión de la empuñadura controla la potencia de salida del motor, aumentando o disminuyendo la velocidad del rotor principal. Con esto en mente, estamos listos para comenzar un típico despegue de helicóptero:

  • Primero, el piloto abre el acelerador completamente para aumentar la velocidad del rotor.
  • Luego, se levanta lentamente sobre el colectivo. El control colectivo eleva todo el conjunto de placas oscilantes como una unidad. Esto tiene el efecto de cambiar el paso de todas las palas del rotor por la misma cantidad simultáneamente.
  • A medida que el piloto aumenta el paso colectivo, presiona el pedal izquierdo para contrarrestar el par producido por el rotor principal.
  • El piloto sigue tirando lentamente sobre el colectivo mientras presiona el pedal izquierdo.
  • Cuando la cantidad de elevación producida por el rotor excede el peso del helicóptero, éste generará una luz sobre sus patines y abandonará lentamente el suelo.

En este punto, el piloto siente que el cíclico se vuelve sensible por lo que agarra el cíclico y, en la mayoría de los casos, empuja el helicóptero hacia adelante.

Además de moverse hacia arriba y hacia abajo, los helicópteros pueden volar hacia adelante, hacia atrás y hacia los lados.

Este tipo de vuelo direccional se consigue inclinando el conjunto de la placa oscilante con el cíclico, que altera el paso de cada hoja cuando gira. Como resultado, cada hoja produce una elevación máxima en un punto particular.

El rotor todavía genera elevación, pero también crea empuje en la dirección en que el conjunto de las placas oscilantes está inclinado. Esto hace que el helicóptero se incline y vuela en una cierta dirección.

El piloto puede impartir un control direccional adicional presionando o relajando los pedales, lo que aumenta o disminuye el empuje de contrarrestar del rotor de cola.

Y lo que hace muy característico el vuelo de un helicóptero es cuando puedes volara hacia adelante detenerse en el aire y comenzar a flotar muy rápidamente.

Hay mucho detrás de un vuelo y más lo que se debe aprender, al final lo genial es la sensación del vuelo en esta impresionante máquina, además de que te puede transporta a esos lugares difíciles y de forma rápida. Así que no lo dudes y toma tus clases de vuelo.

¿Qué son las etiquetas autoadheribles?

Las etiquetas autoadheribles, también conocidas como etiquetas sensibles a la presión, se crean imprimiendo sobre una construcción de tres capas diferentes:

  • Un forro de liberación (papel de respaldo/cristal)
  • Capa de adhesivo
  • El material facial

El revestimiento desprendible normalmente está hecho de papel y está recubierto con silicona en un lado (ocasionalmente dos) para permitir que la etiqueta se elimine limpiamente y con facilidad desde el revestimiento.

Para aplicaciones de gran volumen, las máquinas de aplicación se utilizan para aplicar etiquetas a alta velocidad y un plástico se utiliza como el forro desprendible, ya que es mucho más duradero que el papel.

Los revestimientos a base de polipropileno con el producto Proliner son actualmente la preferencia de la industria para los principales proveedores.

Algunas compañías, sin embargo, prefieren revestimientos de poliéster (PET). Sin embargo, la mayoría de las etiquetas siguen siendo de papel, ya que se ha establecido y probado en el mercado.

En contraste con la relativamente estrecha gama de revestimientos, hay muchos tipos diferentes de adhesivos para elegir.

Aquí hay cuatro opciones diferentes que generalmente se consideran para hacer los mejores adhesivos:

  • Fusión en caliente
  • Permanente
  • Pelar
  • Especial

La mayoría de las etiquetas autoadheribles usan acrílico permanente a base de agua o adhesivos acrílicos a base de agua.

Si estás buscando una etiqueta que estará en un ambiente más duro o húmedo, entonces la opción de fusión en caliente es aconsejable.

Hay una serie de adhesivos “especiales” disponibles para casos particulares. Puedes elegir entre adhesivos a base de agua, UV, hot melt o solventes para las etiquetas que necesita mantenerse fijas y firmes.

Una parte delicado del proceso en las etiquetas autoadheribles es la elección de los materiales de la cara.

Esta es la parte donde la elección puede ser ligeramente abrumadora, pero esperemos que esto lo simplifique para ti.

Hay generalmente dos tipos principales de material para la cara: papel y sintético/plástico. Dentro del grupo de papel, puedes elegir entre acabados recubiertos o sin recubrimientos, que vienen con una gama de opciones por sí mismos.

Las opciones de plástico son polietileno, polipropileno y poliéster. El polipropileno se utiliza comúnmente ya que es reconocido por su durabilidad, coste y calidad de impresión.

Otro tema y proceso importante que se encuentra inmerso en las etiquetas autoadheribles son si duda las impresoras, que son principalmente impresoras digitales las cuales son capaces de producir vibrantes etiquetas que contienen tono de color suave, junto con una amplia gama de colores.

De acuerdo al tipo y modelo de impresora, existen aquellas que producen etiquetas a 1200dpi, un estándar excepcionalmente alto, junto a un proceso multicolor digital.

Esto es justamente la cereza del pastel, lo que llega a darle calidad de impresión infinitamente mejor.

Aparte de las mejores imágenes y colores que se pueden otorgar al diseño, elementos adicionales como códigos de barras, números de serie y realidad aumentada también lo que también se pueden utilizar en una etiqueta impresa digitalmente.